Martes, Octubre 17, 2017

Odontopediatría

La odontopediatría es la rama de la odontología encargada de tratar a los niños. El odontopediatra será, por tanto, el encargado de explorar y tratar al paciente. También se encarga de detectar posibles anomalías en la posición de los maxilares o dientes para remitir al ortodoncista, especialista en ortodoncia, y de hacer un tratamiento restaurador en caso de necesitarlo. 

La principal diferencia entre la odontología habitual y la odontopediatría en el tratamiento de caries es la presencia de los dientes temporales o de leche en los niños lo cual hace que el tratamiento cambie, de forma que las lesiones ocurridas en la dentición temporal se tratarán de una manera menos conservadora y más agresiva que las ocurridas en los dientes permanentes, para evitar que, en el peor de los casos, se pudiera dar un tratamiento insuficiente a un diente temporal que luego repercutiría en su sucesor.

Los primeros dientes suelen salir, habitualmente, a partir de los seis meses de edad. Las piezas que erupcionan en primer lugar son los dos dientes centrales inferiores. Cuando su hijo rodea los 3 años de edad, ya habrá desarrollado los 20 dientes de leche o temporales. Según el caso con respecto a la cronología normal de erupción de los dientes de leche, puede que los dientes del infante tarden menos o más a aparecer, considerándose ligeras variaciones individuales.

Al erupcionar, los dientes de leche pueden provocar leves molestias e incomodidad a su hijo. Es una sensación nueva, que puede que al bebé le disguste en alto grado. En algunas ocasiones se ha asociado la fiebre a la salida de los primeros dientes de leche, pero nunca se ha llegado a demostrar que el hecho sea su causa directa.

Para calmar la molestia de la dentición, en el mercado existen pomadas especiales. Es importante que los padres seleccionen correctamente la sustancia con la ayuda de un odontopediatra, puesto que puede contener elementos (como alcohol o azúcar concentrado) no recomendables para su bebé.

Aproximadamente, los dientes permanentes aparecen sobre los seis años de edad. Durante estos dos períodos, los dientes temporales son cambiados por las piezas permanentes, que acompañarán al niño el resto de su vida (si no sufren ninguna anormalidad). Es importante la erupción del primer molar permanente a los 6 años. En ocasiones, esta pieza puede pasar desapercibida por los padres que, al verla erupcionar por detrás de las muelas de leche, piensen que deberá ser reemplazada cuando el niño sea mayor. Se tiene que tener cura importante de esta muela, puesto que es propensa a sufrir caries.

Es necesario recordar que la caries es fundamentalmente una enfermedad infecciosa, y por tanto un foco de infección que debemos combatir cuanto antes, sea cual sea el diente y la edad ala que se presente la enfermedad .Pero si a ello añadimos que el niño necesita una boca sana para facilitar su alimentación y por consiguiente su crecimiento adecuado, estaremos en condiciones de reconocer la importancia del cuidado y reparación de un diente de leche. A todo ello hay que añadir que debajo de todos y cada uno de los dientes de leche hay un diente permanente preparado para formarse y salir a la edad que corresponda. Por lo cual cualquier infección que se produzca en la zona, puede afectar al diente permanente en formación. 

 

Periodoncia

La Periodoncia es la rama de la Odontología encargada de la prevención y corrección de las enfermedades de las encías. El principal problema del que se ocupa la Periodoncia es la Periodontitis, comúnmente conocida como “piorrea”, que puede provocar la pérdida de todos los dientes; su causa son bacterias que se van introduciendo entre la encía y el diente, destruyendo el hueso y los tejidos de soporte. Es vital detectar el problema lo antes posible para su correcta solución. 

La gingivitis es una enfermedad bucal generalmente bacteriana que provoca inflamación y sangrado de las encías, causada por los restos alimenticios que quedan atrapados entre los dientes. Es muy frecuente que su origen sea causado por el crecimiento de las muelas del juicio, que produce una concavidad, que es donde se deposita el agente patógeno o bacteria. Existen varios tipos de gingivitis, todas con las mismas manifestaciones clínicas. Cuando esta enfermedad evoluciona a un estado crónico, provoca bolsas periodontales, movilidad dentaria, sangrado excesivo y espontáneo, y pérdida del hueso alveolar que sostiene a los dientes, con la gran posibilidad de perder piezas dentales.

Una preocupación frecuente en los pacientes periodontales es la posibilidad de contagio a la pareja o familiares con los que conviven. Lo cierto es que existen vías de transmisión de las bacterias causantes de la enfermedad, aunque como hemos dicho, sin los demás factores, por sí solas, no podrían desarrollar una periodontitis. 

No es para alarmarse. La transmisión de las bacterias no quiere decir que los receptores vayan a padecer la enfermedad, pero sí existe un riesgo que aumenta las posibilidades de desarrollarla. Por tanto, es muy recomendable que acudan también a una simple revisión para descartar la presencia de la patología y para recibir instrucciones sobre cómo prevenirla.

Generalmente es poco molesto incluida la cirugía, en caso de que sea necesaria. Su dentista o periodoncista valorarán en cada caso la necesidad de anestesia y el tipo.

En ocasiones queda tras el tratamiento una sensibilidad al frío que puede ser más o menos acusada. En la mayor parte de las ocasiones desaparece tras algunos días o semanas de forma espontánea, si no es así, consulte a su dentista y él le recomendará la utilización de algunos productos para solucionar el problema.

 

 

Ortodoncia

La ortodoncia es una especialidad de la Odontología que se encarga de todo estudio, prevención, diagnóstico y tratamiento de las anomalías de forma, posición, relación y función de las estructuras dentomaxilofaciales; siendo su ejercicio el arte de prevenir, diagnosticar y corregir sus posibles alteraciones y mantenerlas dentro de un estado óptimo de salud y armonía.

La edad ideal es cuando todos los dientes han sido cambiados, (11-12 años), consiguiéndose mejores resultados a esta edad, sobre todo cuando hay defectos en la mordida, y sin existir límite de edad.

El tratamiento de ortodoncia no es doloroso, en un inicio es un poco molestoso hasta que el paciente se acostumbre a los aparatos. Este tiempo dura de 3 a 8 días luego del cual el paciente no tiene ninguna molestia.

De rutina se solicitan una radiografía panorámica y una cefálica lateral, la panorámica sirve para determinar el estado de los dientes como son el tamaño de raíz, la inclinación de ésta, el nivel de hueso en que están los dientes implantados, es decir es la información que determina sobre que terreno se va  a trabajar.

La cefálica lateral permite determinar el tamaño de los huesos maxilares, inclinación de los dientes y en función del diagnóstico obtenido de esta radiografía se hará un plan de tratamiento.En condiciones normales se solicitan estas radiografías en el inicio, mitad y final del tratamiento. El tiempo promedio es de 12 a 18 meses, alargándose en algunas oportunidades ya que depende también de la complejidad del problema y de la cooperación del paciente.

Si los terceros molares no tienen el espacio y la posición necesaria deben ser extraídos por salud y para precautelar que no se dañe el tratamiento de ortodoncia. A todo paciente que termina un tratamiento de ortodoncia  se le solicita una radiografía panorámica de finalización que le dirá que va a suceder con sus muelas de juicio, determinando con ésta si los terceros molares se dejan o se extraen.

Endodoncia

La Endodoncia o Tratamiento de Conductos o Sacar el nervio es el proceso por el cual se remueve la pulpa infectada, dañada o muerta de un diente.  La pulpa contiene vasos sanguíneos y nervios. Y puede infectarse por una caries profunda o por  una enfermedad periodontal.

Hay que estar alerta cuando una pieza dental comienza a cambiar de color  o hay dolor al comer. También puede ser una señal de alarma sentir molestias al tomar una bebida fría o alguna infusión muy caliente. Su Odontólogo podrá en la mayoría de las veces, salvar el diente dañado.

Se realiza bajo anestesia local, por lo que no comporta ningún dolor durante la intervención. Sí que puede ser un poco molesta para los pacientes que presentan una infección del nervio, especialmente una vez pasado el efecto de la anestesia. En estos casos los especialistas indicarán la medicación adecuada para contrarrestar las posibles molestias.

La Endodoncia sirve para mantener el diente en la boca cuando una caries o un traumatismo provoca dolor y/o inflamación e infección. Hay que eliminar el tejido dentario afectado y sustituirlo por materiales biocompatibles para conservar el diente. Si no se realiza, se procederá a la extracción del diente.

Luego de anestesiar el diente enfermo, se realiza una pequeña apertura para dejar expuesto el canal radicular y la pulpa enferma. Se remueve el tejido y se ensancha el canal radicular con instrumentos adecuados. se realizan irrigaciones para eliminar la infección. Por último se sella y obtura todo el canal radicular. Aquí queda concluido el tratamiento de endodoncia, pero el diente necesita ser restaurado en cuanto a su función y apariencia; puede requerir de una obturación estética, reconstrucción  o corona (sobre todo en molares).

El o los dientes tratados y restaurados de este modo pueden durar toda la vida si se les cuida correctamente. Los dientes tratados pueden sufrir caries, en consecuencia, es esencial adoptar buenos hábitos de higiene bucal y acudir a exámenes odontológicos regulares para evitar problemas futuros. Como estos dientes tratados ya no tienen la pulpa que los mantenía vivos, se vuelven quebradizos y son más propensos a la fractura. Esto es importante para decidir colocar una corona en lugar de obturar el diente después del tratamiento del conductos.

Luego de realizado el tratamiento el sistema de conductos radiculares dentro de su diente se ha limpiado a fondo, y el tejido irritado y las bacterias que han causado que usted necesite un tratamiento de conducto se han ido.

Es normal sentir algo de sensibilidad en la zona en los próximos días, su cuerpo experimenta el proceso de curación natural. Usted también puede sentir algo de dolor en la mandíbula de mantenerlo abierto durante un período prolongado de tiempo. Estos síntomas son temporales y por lo general responden muy bien a los analgésicos que le recete su especialista.

Horario de Atencion

Lunes a Viernes
09:00 - 13:00 y 15:00 - 20:00

Teléfono

Administración
4098330

Direccion

Principal
Av. 10 de Agosto y calle Los Pensamientos

Teléfonos

Consultas y Citas
4096626 - 4097734

Correo

hospitalodontologico@hotmail.com

Whatsapp

0987220134

Facebook

Hospital Odontologico

Twitter

@HospitalOdont